Proyectos

 
 
 
 
 
 
 
 
 


- Mapa -
Mapa de ubicación de San Mamés y el barrio de Olabeaga.
Portada>Olabeaga y San Mamés>Noticia 06/03/2007 

El nuevo San Mamés mirará a la ciudad con un espectacular revestimiento transparente

IVÁN ORIO

Gradas del futuro San Mamés.El futuro campo del Athletic, el proyecto más emblemático del club en el siglo XXI, nace con la vocación de convertirse en un gran elemento de integración para la ciudad y en uno de sus principales símbolos en el panorama internacional. En un intento de desterrar cualquier posibilidad de que el nuevo San Mamés sea una infraestructura aislada de las calles próximas y de otros edificios de envergadura, los arquitectos encargados del proyecto básico -podría sufrir modificaciones en la fase de construcción- han cubierto el perímetro y la cúpula del estadio con una infraestructura metálica envuelta en «escamas de cristal». Se trata de un espectacular revestimiento transparente que permitirá 'mirarse' a transeúntes y aficionados mientras se disputa un partido. Los peatones podrán ver las galerías de las tres plantas que dan acceso a las gradas y, los seguidores, las plazas y avenidas adyacentes, en una de las fachadas del recinto, y la ría y la ribera de Deusto, en la otra.

Esta monumental urna acristalada, cuya maqueta se presentó ayer en un protocolario acto social en un espacio habilitado bajo la tribuna este de San Mamés, dará cobijo a un campo 'cinco estrellas' con capacidad para casi 56.000 espectadores y que costará entre 183 y 200 millones de euros. César Azkarate, de la empresa ACXT Idom y autor de los planos, detalló con la ayuda de un vídeo las líneas maestras de un estadio de vanguardia que tendrá un coste cero para los socios y que cumplirá todos los requisitos exigidos por los organismos del fútbol para poder acoger finales de la UEFA y también de la Liga de Campeones. Le escuchaban con atención la presidenta del Athletic, Ana Urquijo, el diputado general, José Luis Bilbao, el alcalde Iñaki Azkuna y el presidente de la BBK, Xabier de Irala, además de entrenadores, futbolistas, directivos y los principales miembros del 'staff' técnico de Lezama.

Miradores rojos

El Athletic, que ha mirado sobre todo a Alemania en la concepción del campo, quiere que su próximo coliseo esté vivo durante toda la semana y no sólo los días de partido, por lo que se desarrollarán en su interior ofertas culturales y de ocio que atraigan a los ciudadanos. El diseño inicial contempla la construcción de un museo, un gimnasio, un restaurante de renombre, espaciosos locales permanentes para reuniones, guardería, una tienda, cien palcos VIP -una de las principales fuentes de financiación en los próximos años-, salas 'business'... Algunas de estas instalaciones estarán 'suspendidas' sobre unos miradores de color rojo que sobresaldrán del perímetro y que tendrán grandes ventanales para mantener la sensación de cercanía con la ciudad, y viceversa.

Si las previsiones iniciales se cumplen, la primera piedra se colocará el próximo año y el estadio funcionaría a pleno rendimiento en la temporada 2011-2012. Será entonces cuando los aficionados y el resto de bilbaínos podrán disfrutar de un campo cuya iluminación exterior será un espectáculo en sí mismo cuando el Athletic juegue un partido de noche. Parte de la explanada cercana a las fachadas emitirá una potente luz roja que hará juego con el tono blanco que adquirirá la recubierta. Y, si el equipo rojiblanco marca un gol, varios focos «chisporrotearán» una luz intermitente hacia el exterior para que todos conozcan la noticia.

César Azkarate desveló que otro de los vectores que han guiado su diseño es que el nuevo San Mamés no pierda el «efecto presión» que tiene el actual. La primera grada, situada en el subsuelo, estará cerca del césped para mantener esa sensación, muy importante a la hora de animar. El terreno de juego tendrá 105 metros de largo y 68 de ancho -120x80 si se le suman las bandas- y el estadio tendrá dos sótanos en los que habrá plazas de aparcamiento.


 

   


Portada